top of page

Si no te gusta lo que sientes, cámbialo.

¿Verdadero o falso? FALSO

 

Origen

Se nos enseñó a evitar los sentimientos y emociones desagradables, considerándolos perjudiciales. Sin embargo, su surgimiento es inevitable en ciertas situaciones como la pérdida de un ser querido o el desamor. Pasamos nuestra vida tratando de cambiar lo que sentimos sin cuestionar su origen. Pero no podemos cambiar una consecuencia sin abordar la causa subyacente. Confundimos la alegría con la felicidad, y la tristeza con la infelicidad, lo que nos impide comprender el verdadero significado de la felicidad. En lugar de luchar contra los sentimientos negativos, deberíamos explorar su origen y descubrir qué nos lleva a ellos, así como investigar qué nos hace realmente felices.

 

Consecuencias

Cuando estamos dominados por nuestros sentimientos y carecemos de herramientas para gestionarlos, nuestra mente se nubla y distorsiona la realidad. Creemos que nuestras emociones son causadas únicamente por factores externos, lo que nos hace dependientes de personas o situaciones para nuestro bienestar. Sin explorar el origen de nuestros sentimientos, nos resulta imposible transformarlos y perdemos la oportunidad de aprender de ellos. Como resultado, repetimos los mismos errores y nos quedamos atrapados en un ciclo de sufrimiento. Es esencial cuestionar cualquier creencia que no contribuya a nuestra paz interior y armonía externa.

 

Consejo sabio

Lo sabio consiste en observar los sentimientos para identificar y superar las ideas erróneas que los generan, permitiendo así transformar lo que se siente yendo al origen. Los sentimientos proporcionan autoconocimiento y revelan nuestras limitaciones mentales. Es crucial buscar el origen de los sentimientos, que reside en nuestro sistema de creencias. Las emociones son automáticas e instintivas, no controladas por la mente, y pueden ser agradables o desagradables según la situación. Se gestionan aceptando lo que se siente y tomando decisiones conscientes para evitar conflictos. Por otro lado, los sentimientos son de origen mental y dependen de nuestras creencias, por lo que los pensamientos pueden generar emociones positivas o negativas. Cualquier sentimiento puede ser utilizado para conocerse mejor y relacionarse sabiamente con la realidad. Se manejan buscando el pensamiento subyacente que los origina y transformándolos con información y entrenamiento adecuado. Es importante diferenciar entre aceptación y resignación: la aceptación surge de una comprensión profunda y elimina el malestar, mientras que la resignación causa sufrimiento por falta de comprensión.

bottom of page